Rutas disponibles:

Lugares más visitados

lugar

Ediciones A. Roger y F. Chernoviz

.

Rutas Relacionadas

Rufino José y Angel Cuervo

Visitas

499 visitas

Iglesia Saint-Étienne-du-Mont

.

Rutas Relacionadas

José Bergamín

Visitas

495 visitas

Antiguo Hôtel du Poitu

.

Rutas Relacionadas

Szyszlo

Visitas

494 visitas

Hôtel Amelot de Bisseuil

El Hôtel Amelot du Bisseuil, también llamado Des Ambassadeurs de Hollande, es un hotel particular construido en el siglo XVII en el histórico barrio del Marais.

Su construcción se debe a Pierre Cottard, arquitecto de Luis XIV, a quien Denis Amelot confió las obras del barrio.

La fachada tiene un arco rodeado de bajo relieves que representan divinidades aladas esculpidas por Thomas Regnaudin y la puerta de entrada está igualmente adornada con cabezas de Medusa con la cabellera de serpientes.

Mademoiselle Necker, futura Madame de Staël, fue bautizada en su capilla.

En 1776, el hotel entero fue alquilado por Beaumarchais, y en él escribió Las bodas de Figaro.

En 1951, Paul-Louis Weiller, industrial fundador de varias líneas aéreas que con el tiempo se convertirían en Air France, y antiguo as del aire de la Primera Guerra Mundial, lo compró, restaurándolo e instalando allí La Fundación Paul-Louis Weiller con fin es ayudar a las necesidades de los artistas.

Durante esos años el hotel acogió a ilustres invitados como el Presidente Nixon o el Príncipe Carlos de Inglaterra.

Actualmente pertenece a una Sociedad Inmobiliaria.

Rutas Relacionadas

José Bergamín

Visitas

490 visitas

Casa Roberto Matta

.

Rutas Relacionadas

Szyszlo

Visitas

483 visitas

Anticuario

.

Rutas Relacionadas

Szyszlo

Visitas

476 visitas

Teatro Marigny

.

Rutas Relacionadas

Rufino José y Angel Cuervo

Visitas

398 visitas

Cuarto apartamento

.

Rutas Relacionadas

Rufino José y Angel Cuervo

Visitas

393 visitas

Antiguo Conservatorio de París

.

Rutas Relacionadas

Albéniz

Visitas

389 visitas

Restaurante Vagenende

Situado en un edificio construido en 1878, el restaurante Vagenende no ha tenido siempre este mismo nombre.

En 1904, los hermanos Chartier instalaron allí uno de sus restaurantes populares, Les Bouillon Chartier. Personalmente eligieron la decoración con el encanto y el lujo de la Belle Époque: espejos biselados que se reflejan hasta el infinito, cerámica con motivos de frutas y treinta y seis paisajes pintados en pasta de vidrio y firmados por Pivain.

Tras explotarlo algunos años, los hermanos Chartier traspasaron el restaurante en los años 20 a la familia Vegenende, que durante más de cinco décadas tuvo la virtud de salvaguardar su singular estilo de principios de siglo.

En 1966, el restaurante estuvo a punto de convertirse en un supermercado pero gracias a la campaña de prensa y a la intervención de André Malraux, Ministro de Cultura de Charles de Gaulle, fue preservado. Desde 1983, forma parte del inventario de Monumentos Históricos lo que garantiza la supervivencia de esta joya de la Belle Époque.

Rutas Relacionadas

José Bergamín

Visitas

388 visitas