Rutas disponibles:

Usa tu móvil para capturar la información de Albéniz

Albéniz

Músico (1860-1909)

" La imprescindible necesidad de abandonar París y su infecta atmósfera artística "

Inicio de ruta: Residencia de Ignacio Zuloaga

Fin de ruta: Residencia de Vincent D'Indy

Número de lugares: 18

Distancia total: 5,206 km

Autor de la ruta: María de los Ángeles Sánchez Lucas

Profesora del Liceo Internacional de Saint Germain-en-Laye y del Colegio español, vinculada con la creación musical y artística contemporánea. Edita y gestiona gran parte de la obra de su esposo, el compositor madrileño José Manuel López López.

Inicio de Ruta
Vídeo de la ruta Vídeo del especialista
Rincones parisinos de Albéniz París: La ciudad de "Iberia"

María de los Ángeles Sánchez Lucas

Descarga la ruta de bolsillo

Rutas

Albéniz en París

Lo que cuenta la leyenda, es que Albéniz pisó por primera vez París en 1867 a la edad de 6 años, acompañado de su madre y su hermana Clementina, para hacer el examen de ingreso en el Conservatorio de Música. Era un niño prodigio que a la edad de 4 años ya dio su primer concierto como pianista. Pero su encuentro verdadero con París tiene lugar el 25 de abril de 1889 a la edad de 29 años cuando es invitado para dar un concierto monográfico con su música en la sala Erard. Es en esta ocasión cuando el París musical conoce y se enamora no solo del pianista y de la persona, sino de su música; a este concierto asistirían Debussy, Rabel Fauré , Dukas ,Chausson, Fauré y Dukas serían más tarde grandes amigos de Albéniz.

Después de haber llevado una vida aventurera y nómada, llena de viajes y actuaciones por todo el mundo y después de haber vivido en Bruselas, Barcelona Madrid y Londres, Albéniz llega a París, en parte porque su esposa Rosina Jordana, alumna suya con quien se había casado en Barcelona en 1883, desea dejar Londres para vivir en París, pues aunque catalana, era de ascendencia francesa y prefería vivir en Francia.

En 1894 se instala en París con su esposa Rosina y sus hijos. Albéniz puede vivir en la ciudad del Sena gracias a su mecenas y más tarde gran amigo Francis Thomas Burdett Money Cutts aristócrata inglés escritor y poeta quien le proporcionaba una sustanciosa cantidad de dinero a cambio de ponerle música a sus libretos; este dinero le permitirá llevar una vida holgada que le daría tranquilidad económica hasta su muerte.

El 26 de agosto de 1894 apareció en el Heraldo de Madrid una entrevista con el maestro en la que el autor, Luis Bonafoux, le describía como vecino de París: Albéniz es más español que Pelayo ; pero para Albéniz no consiste el españolismo en escribir páginas musicales a cinco francos la página, y en resignase, por consecuencia, a comer cocido frío en un piso cuarto.(...) Albéniz vive en París y en Londres porque en París y en Londres, come y duerme. No es torero, luego no puede vivir bien en España.

Albéniz se integra rápidamente en los círculos musicales parisinos y comienza a frecuentar los salones, tan de moda en estos años, donde se reunía la intelectualidad del momento; frecuenta la casa de Chausson y su esposa Janne y conoce a Debussy, Rabel, Masset, Frecuenta la Schola Cantorun de la que fue profesor de piano y los conciertos de la Société National de Musique así como el Conservatorio dónde su director y gran amigo, Gabriel Fauré le invitaba a formar parte de los jurados de piano.

En los años que transcurren desde su llegada a París en 1894 hasta su fallecimiento en 1909, con 49 años , residirá entre París y Niza, pues en 1903 se traslada a esta ciudad, pero en París seguirá teniendo su centro de operaciones , manteniendo además otro domicilio en Tiana, cerca de Barcelona, a donde irá con frecuencia.
Durante estos 14 años de vida parisina cambia varias veces de domicilio, a su llegada vivió en el número 49 de la rue Erlanger del que se traslado en 1905 a la rue Benjamin Franklin en el 16 arrondissement, donde empezaría a escribir Iberia, este domicilio lo ocupó durante un corto periodo de tiempo, aproximadamente un año , pues en 1906 vuelve a cambiar. Es en el número 55 de la rue de Boulainviliers también en el 16 arrondissement, donde concluirá Iberia.

En estos domicilios, es donde Albéniz organizaba reuniones donde se hablaba, se comía y se tocaba el piano, por allí pasarían toda clase de intelectuales y artistas a los que acogía, tanto a los que ya estaban instalados en París como a los recién llegados, que les ayudaba dándoles consejo, integrándoles en el medio intelectual parisino e incluso económicamente. Por aquí pasaron también Turina y Falla cuando llegaron en 1907, con los que compartía conciertos y tertulias; como dice Turina: "Nada más simpático y atrayente que el hogar de Albéniz. Catalán moldeado en andaluz ».

En París había un círculo importante de artistas españoles que difundieron el arte de nuestro país en los medios intelectuales, con los que Albéniz tenía una gran relación y amistad. Entre los pintores era gran amigo de Regoyos, Zuloaga, de quien fue padrino de boda, Ramón Casas, Sert y de tantos otros. Estos artistas nos han dejado buen testimonio de su amistad con algunas obras como los retratos que hacen de él Ramon Casas o Regoyos. Albéniz era un gran amante del arte, su hija Laura era pintora, y en su casa tenía una colección de cuadros de artistas de la época.
En París Albéniz compondrá algunas de sus obras importantes como su zarzuela San Antonio de la Florida , su comedia lírica Pepita Jiménez, obra que tubo que esperar hasta 1923, 14 años después de su muerte, para su estreno parisino en la Opéra Comique; Catalonia para orquesta que se estrenó en el Nouveau Téâtre en los conciertos de la Société Nationale de Musique, al igual que la Vega para piano; sus óperas Henry Clifford y Merlin, así como Yvonne en visite una alegre y divertida pieza de piano para niños.

Es entre París y Niza entre 1905 y 1908 donde compone Iberia su obra cumbre para piano, compuesta de 4 cuadernos con tres obras en cada uno de ellos, cada obra evoca un lugar, una ciudad, unos aromas en su mayoría del sur de España. Esta obra revolucionaria, establecería las bases de la escritura pianística moderna.
Los cuatro cuadernos de Iberia fueron estrenados por la pianista francesa Blanche Selva entre 1906 y 1909.

Los últimos meses de su vida, antes de trasladarse en febrero de 1909 a Combo-les-Bains en el sur de Francia, los pasó recluido en su casa de la rue de Boulainviliers rodeado de sus amigos.

1