Rutas disponibles:

Usa tu móvil para capturar la información de Carlos Fuentes

Carlos Fuentes

Escritor (1928-2012)

" París, la esencia luminosa de la Isla de Francia "

Inicio de ruta: Ayuntamiento de París

Fin de ruta: Embajada de México

Número de lugares: 20

Distancia total: 5,707 km

Autor de la ruta: Florence Olivier

Traductora y Profesora en Literatura Comparada. Mexicanista, residió y enseñó en México durante años. Es autora, entre otros libros, del ensayo Carlos Fuentes ou l'imagination de l'autre, publicado en español por la Universidad Veracruzana.

En París

En abril de 1950, el joven Carlos Fuentes, ahíto de correrías nocturnas por la Ciudad de México y poco asiduo en la facultad de Derecho de la Universidad Nacional Autónoma de México, visita París por primera vez, camino de Ginebra a donde va a estudiar, movido, comenta él, por un reflejo de disciplina. Se deslumbra ante los cuadros de los impresionistas en el museo de l'Orangerie a donde acude de inmediato. Otras correrías nocturnas lo esperan en el París bohemio de los existencialistas, por los cabarets de Saint-Germain des Prés a donde lo llevan Octavio Paz y Elena Garro, que capitanean un grupo de latinoamericanos reunidos por el azar en la ciudad.

El poeta, a quien acaba de conocer, lo lleva a una galería de la Place Vendôme a contemplar un cuadro de Max Ernst, que resume la época: Europa después de la lluvia. Como el resto del viejo continente, el París aún dañado de la posguerra le enseña al futuro novelista la belleza de la ruina. En 1951, prosigue la lectura de La Comedia Humana de Balzac, que le invita a otro conocimiento de los arcanos de París e influirá en su propia obra.

Durante el verano de 1961, en ocasión de otra estancia parisina, escribe febrilmente en un café de la rue de Berri las primeras páginas del relato de una aparición: juventud y vejez reunidas en una misma mujer, amor constante más allá de la muerte, Aura.

Regresa a París en 1963 cuando la editorial Gallimard publica la traducción al francés de su primera novela, La región más transparente, con un prólogo de Miguel Ángel Asturias. Inicia, cuenta él, una larga historia de amor entre él y Francia. En París conoce entonces a los amigos y cómplices literarios que lo irán acompañando a lo largo de la vida: Julio Cortázar, Mario Vargas Llosa, Juan Goytisolo y Jorge Semprún. Entre 1966 y principios de 1969, vive en París por largas temporadas, alternadas con estancias en Venecia y en Londres. Es un periodo de intensa creación y experimentos literarios al calor del espíritu de camaradería que une a los escritores del llamado Boom de la literatura hispanoamericana.

Frecuenta a Julio Cortázar que lo guía hacia películas y exposiciones, a los pintores Alberto Gironella, Pierre Alechinsky y Valerio Adami, sobre cuya obra escribe el ensayo Líneas para Adami. En 1968, como un actor más en el escenario de los jóvenes rebeldes, comentará años más tarde Jorge Volpi, presencia y acompaña el movimiento estudiantil por las calles de París, escribiendo con empatía la crónica París: la revolución de mayo. El trauma de la matanza de Tlatelolco que clausura el movimiento estudiantil mexicano el 2 de octubre de 1968 lo lleva de regreso a México.

Con su segunda esposa, la periodista Sylvia Lemus, regresa a radicarse por un tiempo en París en 1973. Nace su hijo Carlos Rafael en la entonces popular y magrebí rue de Bièvre, donde tiene como vecino al futuro presidente de Francia François Mitterrand. Escribe su monumental novela a modo de sueño de la historia del viejo y el nuevo mundo, Terra Nostra, en la rue Poissonnière donde le prestan su pequeño apartamento Juan Goytisolo y Monique Lange.

En 1975, acepta el cargo de embajador de México en Francia que asume durante dos años, dimitiendo en 1977, en protesta contra el nombramiento del ex presidente Díaz Ordaz como primer embajador de México en España después de la muerte de Franco. Tras su renuncia vive en la Renaudière, residencia de campo en las afueras de París que le pasa el pintor José Luis Cuevas. Esta morada servirá como escenario de ficción para la novela Una familia lejana, que junta y conjura las herencias, apariciones e historias de las varias ramas de una misma familia mexicana y francesa. Una familia lejana es la "folie" parisina de Carlos Fuentes, tan inspirada y llena de gracia como esos caprichosos y aristocráticos palacetes de los postreros momentos del Antiguo Régimen.

Fiel a París y a los valores de cierta izquierda internacional, asiste entusiasta a la toma de posesión de François Mitterrand en mayo de 1981, recordando el turbulento y promisorio mayo de 1968. Desde entonces, no ha dejado de visitar París para participar en la vida literaria, recibir distinciones o sencillamente visitar a sus amigos.

En 2010, el alcalde Bertrand Delanoe le entregó la Grande Médaille de Vermeil de la ville de Paris. Si París no se acaba nunca, también perdura el amor entre el escritor y la ciudad, que sueña cómo pasea por su propia historia en las páginas de Una familia lejana y en prodigiosas escenas de Terra Nostra.

1