Rutas disponibles:

Usa tu móvil para capturar la información de Rubén Darío

Rubén Darío

Escritor (1867-1916)

" París era para mí como un paraíso (...) la esencia de la felicidad "

Inicio de ruta: La Closerie des Lilas

Fin de ruta: Antiguo Café Cyrano

Número de lugares: 19

Distancia total: 5,229 km

Autor de la ruta: Jorge Harmodio

Joven escritor mexicano afincado en París, autor de la novela "Musofobia" y animador del taller de jóvenes escritores del Instituto Cervantes de París.

> Ver lista de lugares

Inicio de Ruta

Vídeos

Vídeo de la ruta Vídeo del especialista
Paseo por el París de Darío "París es todo"

José Salomé García Rivera

Descarga la ruta de bolsillo

Mapa de la Ruta

Ruta

Fuera de Ruta

Fotogalería

Mapa

Mapa de la ruta
Ocultar descripción

La Closerie des Lilas

Rubén Darío frecuentó la Cloresie de Lilas donde conoció a escritores franceses como Paul Fort, Ernest Raynaud, Paterne Berrichon y a algunos jóvenes.

» Visitar este Lugar » Ver Mapa » Ver Fotogalería

Bal Bullier

Darío acudía con Amado Nervo a este baile popular, templo nocturno mencionado en una de sus crónicas parisinas.

» Visitar este Lugar » Ver Mapa » Ver Fotogalería

Residencia de Rubén Darío (1909-12)

Un placa conmemorativa en la fachada de este edificio recuerda que Rubén Darío vivió aquí entre 1909 y 1912.

» Visitar este Lugar » Ver Mapa » Ver Fotogalería

Jardín de Luxemburgo

La fuente de los enamorados del Jardín de Luxemburgo resume toda la poesía de Darío en opinión del experto José Salomé García Rivera.

» Visitar este Lugar » Ver Mapa » Ver Fotogalería

Tercera residencia de Darío

Aquí nació Rubén Darío Sánchez, Güicho, el único sobreviviente de sus tres hijos, concebido con la española Francisca Sánchez del Pozo.

» Visitar este Lugar » Ver Mapa » Ver Fotogalería

Antiguo Café D'Harcourt

En este lugar se produjo el ansiado encuentro de Darío con Verlaine, su poeta más admirado, en 1893.

» Visitar este Lugar » Ver Mapa » Ver Fotogalería

Antiguo Café Vachette

Lugar donde Darío conoce al poeta simbolista Jean Moréas, a quien frecuentó durante su primer viaje a París en 1983 como a su regreso en 1900.

» Visitar este Lugar » Ver Mapa » Ver Fotogalería

Antiguo Restaurante Larue

En 1893, durante su primera visita a París, Darío solía comer a diario en este desaparecido restaurante.

» Visitar este Lugar » Ver Mapa » Ver Fotogalería

Revista Mundial Magazine

Darío fue director literario de la revista "Mundial Magazine"€ editada, en español, en París, de 1911 a 1914.

» Visitar este Lugar » Ver Mapa » Ver Fotogalería

Antiguo Café Napolitain

Rubén Darío menciona este café frecuentado por Catulle Mendès en La vida de Rubén Darío contada por sí mismo.

» Visitar este Lugar » Ver Mapa » Ver Fotogalería

Bar Calisaya

En este desparecido café, convertido hoy en pizzería, Darío conoce al escritor Oscar Wilde.

» Visitar este Lugar » Ver Mapa » Ver Fotogalería

Segunda residencia de Darío

En esta casa de la calle des Marivaux residió Rubén Darío en el año 1906.

» Visitar este Lugar » Ver Mapa » Ver Fotogalería

Antiguo Consulado de Nicaragua

En 1903, Rubén Darío fue nombrado Cónsul de Nicaragua en París e instala su consulado en la escalera C del Pasaje des Princes.

» Visitar este Lugar » Ver Mapa » Ver Fotogalería

Antiguo Grand Hôtel

Hotel donde se hospeda Darío durante su primer viaje a París en 1893. Allí escribe los poemas "El faisán"€ y €"œEra un hombre suave" (Prosa profanas).

» Visitar este Lugar » Ver Mapa » Ver Fotogalería

Restaurant Au Filet de Sole

Darío solía cenar en este desaparecido restaurante con Eulogio Horta, Leopoldo Lugones y Manuel Ugarte cuando vivía en Montmartre.

» Visitar este Lugar » Ver Mapa » Ver Fotogalería

Antigua residencia de Rubén Darío (1902)

En 1900, Darío llega a París a cubrir la Exposición Universal y se hospeda en esta casa del escritor guatemalteco Enrique Gómez Carrillo, casa que después se quedará y compartirá con Amado Nervo.

» Visitar este Lugar » Ver Mapa » Ver Fotogalería

Estación de Saint-Lazare

Lugar donde un joven Rubén Darío (26 años) realiza en 1893 su sueño de conocer París.

» Visitar este Lugar » Ver Mapa » Ver Fotogalería

Antiguo Café Cyrano

La primera noche de regreso a París, en 1900, Darío celebra el reencuentro con su amigo Gómez Carrillo en este desaparecido café, punto de reunión de los surrealistas.

» Visitar este Lugar » Ver Mapa » Ver Fotogalería

Square de l'Amérique Latine

En este jardín parisino de latinoamericanos ilustres fue colocado un busto de Rubén Darío.

» Visitar este Lugar » Ver Mapa » Ver Fotogalería

Compartir

Insertar ruta en tu web

La Anécdota

En 1893, al llegar por primera vez a París, a la estación de ferrocarril de Saint-Lazare, Darío cree "hollar suelo sagrado".

Dice Julio Ortega que ni los provincianos de Balzac tenían tan altas expectativas al llegar a la capital francesa.

"Yo soñaba con París desde niño, a punto de que cuando hacía mis oraciones rogaba a Dios que no me dejase morir sin conocer París. París era para mí como un paraíso en donde se respirase la esencia de la felicidad sobre la tierra. Era la Ciudad del Arte, de la Belleza y de la Gloria; y, sobre todo, era la capital del amor, el reino del Ensueño. E iba yo a conocer París, a realizar la mayor ansia de mi vida. Y cuando en la estación de Saint Lazare, pisé tierra parisiense, creí hollar suelo sagrado".

La Sugerencia

A causa de sus problemas económicos Darío cambió de vivienda frecuentemente y de orilla del Sena continuamente.

Se recomienda visitar el número 4 de la rue Herschel, en el quinto distrito de París, en donde una placa recuerda que Darío residió en ese edificio entre 1909 y 1912.

También el vecino Jardín de Luxemburgo, ubicado a escasos metros de esa residencia de Darío de principios del siglo XX, en donde numerosos expertos en su figura se lo imaginan paseando.

"La fuente de los enamorados del Jardín de Luxemburgo resume toda la poesía de Darío. Resume la esencia misma de su poesía, su aporte, que un Virgilio, que un Dante han hecho a su poesía. Esa búsqueda en la antigüedad para crear una novedad en ese París que le encanta. Qué mejor que llegar a la fuente de los enamorados y describir de una manera lírica y simbolista la escena que está contemplando, ese gigante que de celos observa a esa pareja de enamorados" (José Salomé García Rivera en entrevista con Rutas Cervantes)