Rutas disponibles:

Usa tu móvil para capturar la información de Luis Buñuel

Luis Buñuel

Cineasta (1900 - 1983)

" París me asombró "

Inicio de ruta: Cine Studio 28

Fin de ruta: Cine Studio des Ursulines

Número de lugares: 17

Distancia total: 4,124 km

Autor de la ruta: Javier Espada

Javier Espada es el director del Centro Buñuel de Calanda (CBC) la pequeña localidad de la provincia de Teruel, España, en la que nació Luis Buñuel en 1900 y un destacado experto en su figura y obra.

Inicio de Ruta
Vídeo de la ruta Vídeo del especialista
La ruta en vídeo La ruta por Jl. Buñuel, Carrière, Espada

JAVIER ESPADA, director del Centro Buñuel de Calanda

Descarga la ruta de bolsillo

En París

Luis Buñuel pasó dos grandes periodos de su vida en París, ciudad a la que llegó en 1925, y en la que se inició como cineasta.

Primer periodo: 1925-1929. En esta etapa Buñuel ingresa en el grupo surrealista y comienza a trabajar en el mundo del cine de la mano del realizador Jean Epstein, con el que colabora como asistente de dirección.

Segundo Periodo: rodajes a partir de los años sesenta. Ya instalado en México, Buñuel regresó en numerosas ocasiones a la capital francesa en la que rodó varias de sus mejores películas en los años sesenta y setenta principalmente.

Por Javier Espada. director del Centro Buñuel de Calanda

Bromeando, Buñuel afirmaba que había estado en París antes de nacer, pues creía que sus padres lo habían engendrado durante su viaje de bodas en 1899 en el hotel Ronceray, situado en el pasaje Jouffroy. Curiosamente, también fue en este mismo hotel en el que se alojó cuando llegó a París por primera vez a la edad de 25 años. Extrañamente, en este mismo pasaje filmó la última secuencia de su última película, en la que una mujer remienda un tejido desgarrado.

París se convertiría en una ciudad clave para el joven Buñuel. Aprenderá cine junto a Epstein tras ver una película dirigida por Fritz Lang en el cine du Vieux Colombier. Conocerá a Jeanne Rucar, su futura esposa. Allí se casará y allí nacerá su primer hijo, Juan Luis.

También será en París donde filmará en 1929 Un chien andalou (Un perro andaluz), su primera película, estrenada en el Studio des Ursulines y que constituyó un gran escándalo-éxito que le llevará a ser admitido por el selecto grupo surrealista comandado por André Breton.

Los vizcondes de Noailles producirán al año siguiente su segunda película: L'Age d'or (La edad de oro), aclamada por los miembros del grupo surrealista, atacada por grupos de extrema derecha franceses y censurada por el prefecto de la policía. La película casi desapareció aunque Henri Langlois solía proyectarla en Semana santa en la Filmoteca que dirigía, continuando con el espíritu provocador del film buñueliano.

Luego regresará a París durante la Guerra civil española y, entre otras labores, colaborará con el Pabellón español de la Exposición Internacional celebrada en 1937, en la que se ocupó de las proyecciones cinematográficas que se realizaban junto al Guernica de Picasso.

Tras su exilio americano, Buñuel puso el broche de oro a su carrera cinematográfica con seis películas rodadas en Francia desde 1964 hasta 1977, gracias al apoyo del productor Serge Silberman y a la colaboración del guionista Jean-Claude Carrière.

Durante los viajes que realizó a París tras instalarse en México, siempre se alojaba en el boulevard Raspail en el corazón del barrio de Montparnasse y frecuentaba los lugares a los que le unían los recuerdos de la juventud, aunque también se demoraba contemplando el hermoso cementerio de Montparnasse desde su habitación en el hotel l'Aiglon.

Los disturbios de Mayo del 68 le sorprendieron en pleno rodaje de La voie lactée (La vía láctea) y le llevaron a recordar las consignas y el deseo de cambiar el mundo de los jóvenes surrealistas.

En 1982 se publicó en París Mon Dernier Soupir (Mi último suspiro), su libro de memorias escrito gracias al empeño y a la colaboración de Carrière, y que constituye una obra fundamental para conocer al cineasta pero también a un personaje clave en la Historia del siglo XX.

Curiosamente, su último viaje a París lo hizo en efigie de cera, en un viaje en tren llevado desde España con motivo de la exposición organizada en el Centre Pompidou.