Rutas disponibles:

Usa tu móvil para capturar la información de Antonio Machado

Antonio Machado

Escritor (1875-1939)

" El París pagano "

Inicio de ruta: Collège de France

Fin de ruta: Hospital Fernand-Widal

Número de lugares: 13

Distancia total: 4,164 km

Autor de la ruta: José María Conget

Escritor aragonés nacido en Zaragoza en 1948. Licenciado en Filología Moderna, ha ejercido la docencia en varios países y ha sido gestor cultural en París y Nueva York.

Inicio de Ruta
Vídeo de la ruta Vídeo del especialista
El París de Antonio Machado Los tres viajes de Machado a París

José María Conget

Descarga la ruta de bolsillo

Rutas

Cuando la francesa editorial Garnier creó a finales del siglo XIX una sección de libros en español destinados al mercado hispanoamericano, uno de sus autores, el periodista guatemalteco Enrique Gómez Carrillo, invitó a varios compañeros de la bohemia madrileña a desplazarse a París para trabajar en esa empresa.

Acudió primero Manuel Machado y poco después su hermano Antonio. Los dos sevillanos se alojaron al principio en el Hôtel Médicis de la rue Monsieur-Le-Prince, que todavía hoy, muy reformado y con el nombre de Clos Médicis, ofrece sus habitaciones en el nº 56 de esa calle. Ian Gibson sugiere que los Machado se decidieron por ese alojamiento porque en él pasó sus últimos días alcohólicos el poeta Paul Verlaine que ellos admiraban tanto, pero lo cierto es que además se encontraba muy cerca de su lugar de trabajo: la editorial Garnier, que abría sus oficinas en el nº 6 de la Rue des Saints-Pères. Más tarde ambos se trasladaron al Hotel de l'Académie, nº 2 de la rue Perronet, todavía en pie aunque con entrada por otra calle.

No es arriesgado suponer que muchas de las experiencias a las que alude Manuel Machado en sus crónicas para el periódico El País fueron compartidas por el hermano menor. En algún caso tenemos la confirmación de éste en un texto recogido en sus Prosas Completas donde habla de una barraca de Montmartre (en realidad el Moulin Rouge) donde se celebraba el baile del Quat'Z'Arts. El café de este mismo nombre, que describe Manuel en uno de sus reportajes y que ambos debieron frecuentar, recibía a su abigarrada clientela veinte números más abajo del Boulevard Clichy.

Suponemos que Manuel llevaría a su hermano a un establecimiento turco en la rue Cadet, uno de los favoritos de Gómez Carrillo que en sus artículos menciona haberse citado allí con el mayor de los hermanos. Desde luego coincidieron a menudo con el pintoresco centroamericano y con Baroja en el Café Criterium de la Rue Saint-Lazare. A Oscar Wilde lo pudo conocer en el Calisaya Bar del Boulevard des Italiens donde solía refugiarse el escritor irlandés; aunque si creemos a Baroja, él y los Machado estaban en una terraza frente al Moulin Rouge, acompañados del inevitable Gómez Carrillo, cuando Wilde pasó delante de ellos y Carrillo se lo presentó.

Tampoco sería absurdo imaginar que, pese a lo restringido de su economía, su afición al teatro lo impulsara a ver alguna de las obras en cartel; sin embargo muchos años después, en carta a Pilar de Valderrama, sólo recuerda haber visto una pieza insignificante en el Thêatre Antoine que continúa hoy su programación en el Boulevard Strasbourg.

De nuevo debemos a Baroja el relato de cómo él y los Machado asistieron a unas manifestaciones a favor de Dreyfus y en contra de un violento grupo antisemita la Liga de Patriotas--que se había encerrado en el Hotel Fort Chabrol de la rue Chabrol; los tres españoles merodearon por las calles adyacentes y en una de ellas, huyendo de una carga policial a caballo, Antonio perdió el tacón de un zapato.

Durante el breve periodo en que Machado trabajó en 1902 en el consulado de Guatemala en París, estableció su amistad con Rubén Darío a quien debió visitar a menudo en el piso que el autor de Azul ocupaba por esa época en el Faubourg Montmartre. La relación se consolidó durante su tercera estancia en la capital francesa, ya con su esposa Leonor. Darío vivía entonces en la Rue Herschel y almorzaría o cenaría con Machado en la Crémèrie Moderne de la misma calle, restaurante al que el nicaragüense era más fiel que a muchas mujeres. Machado colaboró en las publicaciones que dirigía su amigo en París Mundial Magazine y Elegancias y por tanto acudiría a la sede de esas revistas en el Boulevard des Capucines.

Machado estudia, prepara informes para la Junta de Ampliación de estudios y asiste a varios cursos, entre ellos al de filosofía de Henri Bergson; dos direcciones, pues, obvias e imprescindibles: la del Collège de France y la de la Bibliothèque Nationale.

El último itinerario de Machado lo llevó al hospital donde diagnosticaron la enfermedad incurable de su mujer: la Maison de la Santé en el Faubourg Saint-Denis al que nos hemos referido en el texto anterior.

1