Rutas disponibles:

Usa tu móvil para capturar la información de Rayuela

Rayuela

Ruta temática (1963)

" ¿Encontraría a la Maga? "

Inicio de ruta: Quai de Conti

Fin de ruta: Cementerio de Montparnasse-Tumba de Cortázar

Número de lugares: 27

Distancia total: 5,282 km

Autor de la ruta: José María Conget

Escritor aragonés nacido en Zaragoza en 1948. Licenciado en Filología Moderna, ha ejercido la docencia en varios países y ha sido gestor cultural en París y Nueva York.

En París

Aunque la segunda mitad de Rayuela (Del lado de acá) transcurre en Buenos Aires, la fascinación permanente de la novela sobre ya varias generaciones de lectores se debe a un personaje, la Maga, y a una ciudad, París, que se quedan en œel lado de allဝ.

En la película Julio Cortázar (1979/80) de Alain Caroff y Claude Namer, el escritor afirma: "€œMi mito de París actuó en mi favor. Me hizo escribir un libro, Rayuela, que es un poco la puesta en acción de una ciudad vista de una manera mítica. Toda la primera parte que sucede en París es la visión de un latinoamericano, un poco perdido en sus sueños€. Y algo más tarde: €œYo digo que París es una mujer, la mujer de mi vida€. Pero ya en la propia novela su protagonista Horacio Oliveira asegura en el capítulo 31 que París es una metáfora. ¿Una metáfora de la rayuela, y ésta a su vez una metáfora de la vida, o de la búsqueda de un sentido de la vida?

No es el lugar para enumerar las diversas, y contradictorias, interpretaciones que se han dado al título de la novela. De lo que no cabe duda es del relieve que los barrios, plazas, calles, puentes y cafés de París van adquiriendo para el lector que entiende que los personajes recorren la ciudad como un amante el cuerpo de la persona amada, con pasión, cansancio, ternura, rutina. Hay mucho de delectación amorosa en la precisión con que se enumeran los itinerarios de la Maga y Horacio, los puntos que trazan la geografía de su relación, el nombre concreto de un bar o la ubicación de un urinario público. Al mismo tiempo, y pese al dominio del dato exacto y la fidelidad al plano real, el París literario que Cortázar va extendiendo paralelamente al material que sus ciudadanos habitan, no está exento de misterio, al contrario, merced a una expectativa (que nunca acaba de cumplirse) de totalidad y de significado, de que la piedrecita llegue al cielo de la rayuela.

El París de Rayuela es un París sin taxis ni autobuses; ni siquiera el metro, que circula por páginas memorables de algunos cuentos de Cortázar, es utilizado con frecuencia por sus protagonistas, peatones vocacionales incluso bajo el frío y la lluvia. Tampoco les llevan sus pasos a los monumentos más grandilocuentes de la ciudad; los Inválidos, la torre Eiffel, los Campos Elíseos, la Ópera no se mencionan en el libro; una sola vez visita Oliveira el Louvre, y por obvias razones económicas los famosos restaurantes que recomiendan las guías no cuentan entre sus habituales a los miembros del club de la Serpiente. Otros tópicos, los de la herencia bohemia y romántica frente al París burgués, fluyen por los capítulos de Rayuela desvestidos de su carácter de cliché gracias a una prosa que, si bien se pretende escéptica, vuelve a mitificar, porque fueron los lugares de encuentro con la Maga, la rive gauche, el canal Saint Martin, los cafés legendarios y los hoteles casposos de una sola noche.

Desde entonces cuántos viajeros no han buscado la rue de Seine para asomarse al arco que da al Quai de Conti en un atardecer de diciembre y tratar de distinguir sobre el Pont des Arts la figura delgada de una mujer inclinada sobre el agua. Rayuela ha devuelto a París, con intereses, todo lo que París regaló a Cortázar.

José María Conget, escritor, autor de la ruta

1