Rutas disponibles:

Usa tu móvil para capturar la información de Españoles en la Revolución Francesa

Españoles en la Revolución Francesa

Ruta temática (1789 - 1799)

" Un puñado de idealistas en busca de valores revolucionarios para España "

Inicio de ruta: Plaza de la Bastilla

Fin de ruta: Plaza de la Guillotina (Concorde)

Número de lugares: 17

Distancia total: 3,704 km

Autor de la ruta: José Manuel Fajardo

Autor del ensayo "La epopeya de los locos. Españoles en la Revolución Francesa" y de novelas traducidas a 6 idiomas, el escritor granadino ha sido corresponsal en París y posee el Premio Internacional de Periodismo "Rey de España".

Inicio de Ruta
Vídeo de la ruta Vídeo del especialista
De la Bastilla a la Guillotina Libertad, Igualdad, Fraternidad

José Manuel Fajardo, escritor

Descarga la ruta de bolsillo

En París

Españoles en el París de la Revolución

La Revolución Francesa (1789-1795) cambió el mapa político y la mentalidad europea. Fue un foco de atracción para hombres y mujeres de muchos otros países que acudieron a París para nutrirse de ideas que poder aplicar en sus propias naciones y, a la vez, para participar en el nacimiento de una nueva era.

Entre quienes participaron en la Revolución hubo un nutrido grupo de españoles. Personajes históricos de vidas fascinantes y a la vez oscuras, como las de todos los derrotados. Sólo a finales del siglo XIX y gracias a un historiador que, paradójicamente, detestaba todo lo que ellos representaron, Marcelino Menéndez y Pelayo, empezó a recuperarse su memoria. Aún así, siguen siendo habitantes de las notas de pie de página de los libros de Historia.

Algunos alcanzaron una cierta notoriedad en su época, como Pablo Antonio de Olavide, Teresa Cabarrús, Andrés María de Guzmán o José Marchena, pero hoy son desconocidos para el gran público. Sin embargo, la Historia no la hacen sólo los Grandes Hombres. Son necesarios mil pequeños actos para que en las fechas señaladas alguien decapite a un rey, alguien proclame la independencia de una nación, alguien descubra un Nuevo Mundo. Estos otros hechos, banales o secundarios en apariencia, protagonizados por hombres de poca fama, apenas dejan las brasas de un recuerdo. Pero, al soplar sobre ellos el viento de la memoria, a veces se reavivan y nos devuelven el calor del tiempo ido como un aliento cercano y terrible.

En la toma del poder por Robespierre y en su caída. En los debates del club de los cordeliers y en la carreta que llevó a su líder, Danton, a la guillotina. En la lucha de facciones entre jacobinos y girondinos. En los cafés y en las barricadas. En los teatros y en las iglesias. En todos los lugares y momentos claves del proceso revolucionario francés, participaron españoles. Y siguiendo los pasos de estos españoles del siglo XVIII, podemos acercarnos a la época de la Revolución y sentir el pálpito de las pasiones, la luz de las ideas, el miedo de la violencia que presidieron aquellos años que transformaron el mundo. Los años en que, en medio de la guerra y el terror, nacieron los derechos del hombre y del ciudadano y se pusieron las semillas de la moderna democracia.

Estos españoles son parte de la historia de la ciudad de París y en sus calles, veladamente, nos aguarda su memoria.

1